Sitio Oficial de la Asociación

Maneras de participar en la Misa

Por su naturaleza de acto comunitario del pueblo fiel, la Misa exige la participación de todos los asistentes. Esta participación puede ser:
a) Interna, uniéndose con atención y afecto al Sacrificio de Cristo y ofreciéndose con Él;
b) Externa, acomodando los gestos rituales y posturas del cuerpo (de rodillas, de pie, sentado) y, sobre todo, las respuestas, oraciones y cantos al desarrollo del Sacrificio;
c) Sacramental, que es la más perfecta, recibiendo la comunión.

Participación en las Misas cantadas.
«La Misa solemne es la forma más noble de celebración eucarística » (Instrucción de la S. Congregación de Ritos). En ella la participación activa de los fieles puede darse en tres grados:

1º Cantando todos las respuestas litúrgicas más fáciles: Amén, Et cum spíritu tuo; Glória tibi Dómine; Habémus ad Dóminum; Dignum et iustum est; Sed libera nos a malo; Deo gratías.

2º Cantando todos los fieles las partes del Ordinario de la Misa : Kyrie eléison, Gloria in excélsis Deo, Sanctus-Benedictus y Agnus Dei. Es necesario que el pueblo aprenda a cantar estas partes, especialmente en los tonos gregorianos más sencillos

3o Cantando también todos las partes del Propio de la Misa. Los mismos grados de participación son aplicables a la misa cantada con el celebrante solo.

Participación en la Misa rezada: Los fieles no deben asistir a la Misa rezada «como extraños o espectadores mudos». También pueden participar en ella en diversos grados :

1º Prestando su atención individual interna a las partes principales, y la externa, según las costumbres. « Es muy de alabar la práctica de quienes, con un misal adaptado a su capacidad, rezan con el sacerdote empleando las mismas palabras de la iglesia.» (Instrucción dela S. Congregación de Ritos). Pueden igualmente participar meditando en los misterios de Cristo o con otros actos de piedad, como rezando; pero siempre en privado.

2º Rezando o cantando en común y procurando que las preces y cantos se acomoden a cada parte de la Misa (pero está prohibido recitaren alta voz con el celebrante el Propio, el Ordinario y el Canon).

3° Respondiendo litúrgicamente al sacerdote, dialogando los fieles con él y diciendo con voz clara las partes que les corresponden. Esta es la participación más perfecta y puede hacerse de cuatro modos gradualmente implantados:

a)Los fieles dan los respuestas más fáciles : Amén; Et cum spíritu tuo; Deo grátias; Gloria tibí, Dómine; Laus tibi, Chríste; Habémus ad Dóminum; Dignum et iustum est; Sed libera nos a malo.
b) Los fieles responden al celebrante tal como lo hace el ayudante o ministro, según las rúbricas; y, si se da la comunión durante la misa, dicen tres veces : Dómine, non sum dignus.
c) Los fieles recitan al mismo tiempo que el sacerdote el Glória in excélsis, el Credo, el Sanctus- Benedictus y el Agnus Dei.
d) También junto con el sacerdote, recitan los fieles el Propio de la Misa : introito, gradual, ofertorio y comunión.